Living Dark (2013)

el

Living Dark

Director: David Hunt – Género/Subgénero: Cavernas – Claustrofobia
Intérpretes: Chris Cleveland, Matthew Alan, Mark Hayter y Circus Szalewski entre otros.
Nivel de Caspa: Caspa Seca

Argumento: Dos hermanos, se reúnen de nuevo al cabo un tiempo, para el funeral de su difunto padre. Por pura casualidad, descubren un extraño agujero en la tierra y deciden explorar que hay en él, descendiendo hasta sus entrañas. Al parecer, se trata de una pequeña cueva que oculta una caverna mucho más grande detrás de una pared. Tan solo un pequeño agujero, les separa de hacer un gran descubrimiento. Codo a codo, se pondrán a trabajar duro para crear una brecha lo suficientemente grande, para que una persona pueda colarse a través del reducido espacio, atravesarlo y ver que hay al otro lado. Sin embargo; algo terrible, espeluznante y terrorífico está esperando desde hace mucho tiempo en ese lugar, intentando emerger desde la oscuridad para volver de nuevo a nuestro mundo. Ahora la puerta se ha abierto.

Terrorífica producción rodada con un presupuesto bastante modesto que cuenta una bonita historia de dos hermanos reunidos al cabo de un tiempo, que intentan reparar sus pequeñas diferencias para volver a tener una buena relación. Hay que aplaudir la veracidad y variedad de sentimientos que nos transmiten los protagonistas de esta historia, encarnados en la piel de los actores Chris Cleveland y Matthew Alan respectivamente. Gracias a ellos, te pones en la piel de los roles que interpretan y te crees cualquier cosa que pueda suceder en pantalla. Una empatía que no muchos roles consiguen hacernos llegar en el reciente cine de terror.

Living Dark” puede recordarnos a títulos como “The Descent” o “The Cave”, la segunda traducida en España como “La Caverna Maldita”. Sin embargo, en esas dos películas, el horror oculto en la oscuridad tenía una explicación medianamente científica entre comillas, es decir, la explicación no era nada sobrenatural y la tensión transcurría en las grutas y cavernas de turno. Aquí existe una diferencia vital y es que el horror, no sabes en ningún momento qué es exactamente y el peligro acecha incluso en el exterior. Sinceramente, se dan más saltos en la butaca cuando los personajes están fuera del agujero que dentro del mismo. Cuando vean la película ya verán a que nos referimos.

Sin duda y para estar realizada con pocos medios, estamos delante de una proposición espeluznante que consigue que el espectador más impasible, acabe en un momento u otro, dando un salto de su asiento. Además, los que sufran de temor a los espacios reducidos, los van a pasar bastante mal con algunas escenas que generan impotencia y auténtica claustrofobia. Como curiosidad, añadir que esta cinta tuvo bastantes problemas de distribución, cosa que sorprende dada su calidad. Así pues, “Living Dark” es una pequeña gran sorpresa que merece muchísimo la pena ver y que logra provocar pánico de verdad, algo que muchas producciones mainstream de horror actuales no consiguen ni de broma. Altamente recomendada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s