La Casa Donde Habita El Diablo (1982)

el

 

House Devil Dwells

Título Original: The House Where Evil Dwells – Director: Kevin Connor
Intérpretes: Susan George, Edward Albert, Doug McClure y Amy Barrett entre otros.
Nivel de Caspa: Aparición de escamas – Género/Subgénero: Fantasmas asiáticos

Argumento: Ted Fletcher es un empresario que está negociando con el mercado asiático. Por esa misma razón decide mudarse a Japón con toda su familia. Para su desgracia, la casa escogida fue testigo de una sangrienta masacre donde aún vagan los espíritus de los muertos. Los espectros que allí habitan intentarán por todos los medios adueñarse de la voluntad de sus nuevos inquilinos.

“La Casa Donde Habita el Diablo” es una curiosa producción que intenta fusionar el cine oriental de terror con el estadounidense situando a una familia americana en un escenario nipón. La historia contiene rasgos de dos películas de terror muy conocidas; “El Resplandor” (1980) y “Kwaidan” (1964). Lo que realmente choca son los guiños de la película a estos dos títulos ya que no sabes si están ahí a propósito o simplemente trataron de aprovechar el tirón y la repercusión que tuvieron ambos films.

samurai fantasma

Como en casi toda película vamos a encontrar cosas buenas y cosas malas. Kevin Connor maneja la historia con un ritmo muy pausado para contarnos los acontecimientos, muy al estilo oriental pero en cambio hay momentos en los que se desmadra y que muy a su pesar resultan realmente desternillantes para el espectador provocando unos sustos que en vez de hacerte saltar del sillón lo que provocan son carcajadas varias. Un ejemplo de esto son escenas como la del exorcismo de los espíritus o la del ataque de los cangrejos aulladores pero sin duda uno de los momentos impagables es el de “Papá, hay una cara horrible en mi sopa”, un guiño directo a la antología “Kwaidan” que provocará la sonrisa cómplice de turno o el bochorno del espectador, sin término medio.

una cara horrible en mi sopa

Las interpretaciones son algo irregulares. Por el lado bueno tenemos a Edward Albert que aquí es una especie de Jack Nicholson por lo que se comentaba antes y prácticamente casi toda la parte asiática del film que están bastante notables. Por el lado malo nos encontramos con una Susan George metiendo cara de empanada durante toda la película y a un Doug McClure algo descolocado. El lado entrañable nos lo proporciona la hija interpretada por Amy Barrett que es uno de los personajes encantadores de la historia de marras y que además nos brinda los momentos más divertidos de la función con o sin querer.

Trio fantasmal

Supongo que la pregunta del millón es si conviene o no ver esta película y la respuesta es un rotundo sí por las reacciones diversas que puede provocar. Por lo menos como curiosidad está muy bien y desde luego los amantes del terror sobrenatural van a dar con algo distinto. Los apasionados del “Kaidan” pues lo más probable es que se vayan a encontrar con una de cal y otra de arena pero tomándose la cosa con humor pueden llegar a divertirse si más no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s